18 July 2011

Kuala Lumpur- Barrio Chino, Mercado Central y Pequeña India

Uno de los lugares que no podíamos pasar por alto era China town (barrio China), de hecho fue el primer lugar al que fuimos luego de llegados a la ciudad y como no basto una sola visita fuimos de nuevo el ultimo día que estuvimos en Kuala Lumpur para terminar de ver lo que nos faltaba de esta zona.
A este lugar lo habia visto varias veces en los programas de cocina por TV. Es un lugar fascinante, donde las cocinas de varias culturas chocan y frecuentemente se fusionan para producir unos platos increíbles.
Nuestro hotel estaba al Este de la ciudad y Chinatown queda hacia el Oeste. No hay mejor manera de conocer una ciudad que transitar por las calles como hacen los locales. Después de preguntar un poco tomamos el colectivo inter-urbano que nos dejo cerca de la estación de subte de AMPAS. Tomamos el subte de Ampang a Pasar Seni y allí estábamos en frente a Petaling Street.
Petaling Street es la calle peatonal de China town. Ambas entradas tienen un arco en forma de dragón. Las colas del dragón continúan a lo largo de toda la peatonal actuando como un techo que mantiene a todos secos durante la época de lluvia la cual es abúndate en esta parte del mundo.
Esta zona, que rápidamente pasamos a denominar “little Paraguay, menos la comida” consiste de miles de pequeños negocios que venden de toda. Ropa, CD, DVD, relojes y comida, comida, comida por todos lados. Los aromas de los platos Malayos, Chinos, Indonesios, Tai e Indios inundan el olfato. Comidas como Hokkien mee, ikan bakar, asam laksa (uno de mis favoritos) y noodles con curry se consiguen por monedas.

En cuanto a frutas hay una selección variada a buen precio. Abundan los mangosteem, dragon fruit, longan, leeches, bananas, rambutan, cocos etc. Se pueden comprar ya cortadas en un envase de plástico para ir comiéndolas mientras uno sigue mirando la mercancía en oferta, o para apagar un poco el fuego de los chilles que coronan la mayoría de los platos del sureste asiático.



El calor intenso tropical y los agradables aromas obligaban a para a cada rato para degustar de alguna delicia local. Los chicos se portaron mas que bien caminando en promedio entre 6 a 10 kilómetros diarios sin casi quejarse y todo con una temperatura media de 33-38 grados y 98% de humedad.


Una corta caminata de distancia de Petaling Street nos lleva al mercado central. Este fue fundado en 1888. Este mercado esta diseñado con la idea de mostrar las diferencias etnias y culturales predominantes en Malasia. Por ende hay 3 zonas principales denominada Lorong Melayu, Straits Chinese y Lorong India. Asi se puede apreciar las diferencias etnias y contribuciones de cada uno (culinaria, musical y artisticas) para formar lo que ahora es Malasia. El mercado central pese a su nombre contiene dentro del edificio un conjunto de negocios de marcas caras reales, artesanías tradicionales en piedras preciosas etc y por supuesto una amplia gama de cocina internacional. Es mas shopping que mercado y tiene aire acondicionado que después de los 38 grados afuera hace un lugar ideal para descansar un rato y tomar algo. Pinturas artísticas hechas por pintores famosos Malasios que retratan rostros de personas, paisajes típicos de aldeas y puntos sobresalientes de Kuala Lumpur (como las torres Petronas) están a la venta en la sección posterior del mercado.




Afuera del edificio del mercado central hay una peatonal mas chica que Petaling street pero casi tan caótica donde la especialidad es el helado de durian… delicia para algunos…

Hacia el norte de China town se encuentra el barrio de “Little India” Cuando me baje del subte y pisamos la calle inmediatamente me vi transportado 6 años hacia tras a Tamil Nadu, India. TODO es idéntico, fue volver al pasado pero con dos niños a cuentas! Este lugar como China town esta lleno de lugares para comer, remeras, relojes y lentes truchos, templos y todo lo que uno puede imaginar. Hay una mezquita famosa que se llama Masjid saliendo de la zona del bazar. Como justo era viernes no pude entrar a conocerla y las fotos que le saque no salieron muy buenas porque hay muchos árboles enfrente que tapan las vista . Era la hora de las oraciones del mediodía así que pasamos un rato con Mathy escuchando mientras las nenas compraban. El Mathy sentado en el piso enfrente de la mezquita afirmo “me gusta como canta ese tío”



Al visitar estos lados algo es seguro, al final del día siempre uno se va con algo. Ya sea una panza llena de deliciosas comidas, bolsas llenas de chucherias y ropa que obligan a para un taxi y negociar una tarifa para llegar al hogar...y los mas ambiciosos van listos con la valija en mano… Kuala Lumpur tiene de todo para todos.

1 comment:

Cynthia Sicalo said...

muy interesante, la verdad que hay zonas que me hacen acordar a paraguay. Muy interesante, y lo bueno que los chicos se portaron re bien, que bueno!!