20 September 2011

Del fin de semana

Paso otro fin de semana con muchas actividades. Los chicos andan un poco engripados estos días. Primero empezó el Mathy con tos y moco, ahora esta la Emy, pero por suerte es algo leve y andan de buen espíritu y sin fiebre. Esta todo muy seco y han estado quemando bastante todo el pastizal en los alrededores de la ciudad. Hace un par de días prendieron fuego la colina que tenemos frente a casa, el viento de repente cambio de dirección y la pared de fuego se nos vino encima, muy parecido a lo del año pasado (justo para esta misma época) Por suerte se fue extinguiendo antes de ingresar a nuestro jardín. Ayer de nuevo algún incapacitado mental prendió fuego del lado de la casa donde esta el generador y casi se nos prende fuego la casa porque, igual que hace unos dias, el viento cambio de dirección de repente y se vino el fuego encima. Gissy, el guardia y un montón de gente que estaban pasando estuvieron trabajando más de dos horas tratando de controlar el fuego. Tuvieron que usar casi toda el agua del tanque que sacaron a baldazos y usando la manguera para mantener las llamas fuera del alcance de la casa. En fin, lo que quería decir es que el humo y el polvillo generado por la sequía parecen afectar las vías respiratorias y andan muchos atacados y con alergias.

El sábado a la noche estuvimos de fiesta en la casa de mi amigo Marlon. La mitad de la población extranjera de Honiara estuvo invitada. Fue una fiesta de despedida para el Embajador de Inglaterra que se esta yendo en unas semanas, la despedida de Laura, novia de nuestro amigo Español Samuel, y también para que Marlon y Sonia presenten oficialmente su nuevo hogar (algo que parece que los diplomáticos acostumbran a hacer) aunque hace ya 6 meses que están acá. La temática era “fiesta tropical” por ende todos nos teníamos que vestir de acuerdo al lema. Gissy me consiguió una camisa Hawaiana azul con flores blancas en el negocio de segunda mano. Quede hecho un machazo, parecía Mágnum PI (me faltaba la Ferrari y el bigote nomás) Gissy estaba muy linda con un vestido corto blanco que compro en Malasia y unos adornos (collar y pulseras) de caracoles. Estos adornos de caracoles que consiguió, se usan tradicionalmente aquí en las Islas Salomón, como parte de pago de parte del novio para su futura esposa. La mujer los utiliza como adornos el día de la boda.
Me doy cuenta que no sacamos ni una foto, ni de Gissy (que es la que vale la pena ver) ni de mi llamativa camisa floreada (se las debemos) Finalmente conseguimos a una chica que cuide de Emy y Mathy el sábado de noche después de una minuciosa búsqueda. Después de dejar las indicaciones, preparar las cosas de los chicos para que tengan todo a mano y ponerles unos dibus rumbeamos para la fiesta. Al llegar varios me felicitaron por la aplastando victoria Argentina sobre Rumania en el partido de rugby de la tarde (como que yo hubiera jugado!). Había varios Sudafricanos contentos con su aplastante triunfo ante Fiji esa tarde (a su vez felicitados por mi persona como si ellos hubieran estado corriendo, empujándose y pateándose contra los Fijianos) y todos nos reímos muchísimo de los Australianos (que conformaban 70% de la población de la fiesta) por su aplastante derrota frente a Irlanda la cual tuvimos el placer de apreciar en vivo y en directo en la pantalla plana de mi amigo Marlon, primer secretario de educación de la embajada Australiana en las Islas Salomón. El partido perdido hizo poco para aplacar el espíritu festivo de los Ozzies, en su mayoría solteros con pocos compromisos para el día siguiente y sin niños, por lo que para la medianoche habían pocos que caminaban derecho, menos que tenían capacidad de mantener una conversación coherente y ya muchos metidos en la piscina, así que, como dos viejos chotos, con Gissy fuimos rumbeando para casa.

El domingo temprano me fui con un grupo a bucear y terminamos de nuevo en el submarino Japonés. Hace rato que tengo ganas de explorar un avión (B-17 bombardero) que derribaron los Japoneses (algo de los Aliados tenían que hundir los amigos del arroz) y que esta bastante accesible desde la misma costa. Este domingo el plan era ir para allá (B-17), pero el grupo con el que fui a bucear me cambio el rumbo y terminamos de nuevo en el submarino que ya visite hace dos semanas. Dentro de todo estuvo bien aunque el grupo en su mayoría estaba compuesto por unas minas bastante histericonas y significativamente bobas para no decir ultra-pelotudas. Del tipo que canta “we all live in a yellow submarine” durante media hora en el auto cuando íbamos camino al submarino y que nombra a su equipo de buceo “Señor Burbujas” o ese tipo de nombre pelotudo. Totalmente desorganizadas, llegaron tarde y prepararon todo a último momento desperdiciando un montón de tiempo. Para colmo una de las chicas no reviso su equipo antes de salir y cuando finalmente llegamos a la aldea y armo todo se dio cuenta que el regulador perdía aire por todos lados. Imposible bajar así, por ende tuvimos que esperar casi dos horas que salga un grupo de buceadores que recién estaba entrando al agua cuando llegábamos nosotros y pedir prestado un regulador que por suerte nos dieron con gusto. Uno del grupo tenia una cámara espectacular y saco varias fotos que espero que me mande pronto así pongo alguna aquí. Pero bueno, una salida que nos hubiera llevado no más de 3 horas (entre viaje y la hora de buceo) se hizo de 7 horas (perdí casi todo el domingo) por la mala planificación.

Esta mañana estaba manejando para el trabajo y escuchando la radio local. Durante las noticias estaban reportando que se ha observado un pico en el número de cocodrilos de agua salada y tiburones (martillo y tigre) en las playas alrededor de Honiara. Instaban a que la gente tenga extra precaución cuando anden por la zona. Con los tiburones esta todo bien, pero me preocupa bastante el tema de los cocodrilos que son imprevisibles y tienen muy mal carácter…. Habrá que mantener los ojos bien abiertos bajo el agua y el cuchillo en mano hasta nuevo aviso.

1 comment:

Cynthia Sicalo said...

cuidate mucho en las profundidades cuaniado, que no te encuentres con la visita de uno de esos bichos feos!