15 September 2011

Kira-Kira

Kira-Kira (que nombre que se eligieron eh!) Es la capital de la Islas de Makira. Se localiza al sur de nuestra isla, Guadalcanal. Esta es la primera vez que viajo para acá. World Vision tienen una presencia importante en la isla basada en sus proyectos de educación para niños y adultos y desarrollo económico que operan hace ya tiempo. Sin embargo como todas las islas de este país, Makira tiene un déficit importante en lo que concierne a salud, más específicamente salud materno-infantil. Después de una corta negociación con el gobierno de Australia remarcando la necesidad de hacer algo por esta gente, la organización que maneja el tema de ayuda Humanitaria dentro del gobierno Australiano (AusAID) nos informaron que una vez que pagaron sus cuentas de hotel y lujosas comidas en restaurantes de 5 estrellas se encontraron que les sobraban 1.6 millones de dólares y si nos interesaba este cambio para hacer un proyecto es esa isla. Yo contento acepte y por eso estoy ahora acá visitando para hacer los contactos necesarios que nos llevaran a comenzar este proyectos en octubre. Lamentablemente esto involucra hablar con los políticos locales de turno para negociar el proyecto. Como yo digo, los políticos son una especie aparte y hay que tratarlos con guantes. Si vas delante de ellos te cogen y si vas atrás te cagan, es difícil ganarles a esta especie de semi-humanos.
La otra parte de mi visita involucra un aspecto mas placentero que es una sesión de entrenamiento para los empleados de World Vision de esta oficina cubriendo temas como hipertensión arterial, diabetes, enfermedades de transmisión sexual y tuberculosis. Mas o menos lo mismo que hice hace unos días en Malaita.
Salí de Honiara el mediodía del lunes en el DASH-8, un avión que ya casi es como casa. Me gusta ese avión, tiene dos hélices así que tenes el doble de posibilidad de seguir en el aire si falla uno de los motores. Esto es diferente en otro avión en el que vuelo frecuentemente, el Twin-Otter. El Twin-Otter que aparte de tener el nombre mas estupido de la historia, es mucho mas chico y hace un ruido que parece que te estan taladrando el cerebro durante todo el vuelo. Tambien tiene dos hélices, pero un record de accidentes bastante notable y preocupante… si el motor se hace “bagar-ap” como dicen acá…fuiste...comida para tiburones o estampada contra una montaña.
El vuelo salio a tiempo, que ya da para desconfiar, sin embargo tuve un feliz revoloteo y aterrizamos en la pista de coral compacta en Kira-Kira donde me esperaban para llevarme hasta la oficina. Si Auki era una aldea con dos calles transversales, Kira es una aldea con una y sin asfalto. El camino desde el aeropuerto a la aldea es digno de cualquier 4x4 que usan en el Dakar. Nosotros hicimos la penosa travesía en una Toyota Hilux que descartamos de la oficina de WV en Honiara hace unos meses y mandamos para acá (mi padres se acordaran de la maquina) Despues de rebotar un rato por el camino llegamos sin ningún inconveniente… es Toyota.
Las oficinas (gubernamentales, hospital y ONG’s) en Kira funcionan dependiendo de la disponibilidad de electricidad. Esta de más decir que no se hace mucho. Hay dos horas de electricidad de dudable e inestable voltaje por día. Como me hacia acordar a nuestros días de jóvenes en Angola!  
 WV por suerte tiene un generador que hace un quilombo igual al del Twin-Otter, pero produce electricidad por lo que pude presentar mis clases a los empleados con Power point. Termine con la garganta hecha percha porque el generador esta en el mismo cuarto en el que estábamos teniendo el entrenamiento así que me enfoque en gritar mas fuerte que el generador (y le gane). Todos muy contentos con la presentación. Hubo preguntas y atendí varias consultas medicas de los empleados luego de las presentaciones.
Al día siguiente de la charla de salud los junte de nuevo para iluminarlos con mis planes para el proyecto materno infantil que estamos planeando y discutir un poco cuales son las aldeas en las que ellos recomiendan comenzar a trabajar. Será mi suerte, pero el sitio elegido por ellos y los políticos acá es un grupo de aldeas al otro lado de la isla que involucra 5 horas de viaje en canoa motorizada a mar abierto- la misma historia de mi sufrido viaje a los arrecifes de Temotu que hice en mayo. Sin embargo ese es el lugar que tiene mas necesidad con un alto porcentaje de mortalidad materna e infantil. Así que allí estaremos en un futuro cercano, rebotando en el Pacifico en una canoa de 5 metros de largo con olas de 3 metros que nos azotan de todos los ángulos imaginables.

Quizás el desafió mas duro es conseguir un grupo de gente semi-calificada para este tipo de proyecto en una isla pequeña donde casi nadie fue a la escuela y nadie tiene mas que el equivalente a tercer año de la secundaria completo. Significara que pasaremos muchas horas entrenando al personal antes de poder salir a la comunidad a hacer el trabajo, pero se puede lograr. Hemos hecho este tipo de trabajo en Nueva Guinea con parteras que no saben leer ni escribir y esta funcionando bien. Al final del día todo depende en cuantas ganas le ponen al proyecto y el interés de todos de cambiar la comunidad para mejor. El programa internacional y oficial de World Vision materno infantil para entrenar a los voluntarios de salud de las aldeas (Community Health Volunteers) es un poco complicado, así que me he pasado una buena cantidad de horas modificándolo, simplificando y adaptándolo a esta cultura.

Después del día de trabajo me fui para el hostel donde iba a pasar las próximas dos noches. El lugar estaba bien, un poco sucio pero nada de que alarmarse. Me dieron una pieza de dos por dos con una ventana por la cual la suave brisa de 38 grados de afuera se rehusaba a ingresar. Al estar en el piso de arriba con un techo de chapa sin aislante  pegado a mi cabeza la pieza estaba en alrededor de 50 grados, por lo que hubiera sido genial recibir la brisa de 38 grados adentro, pero no. La pieza tenia un ventilador que estaba silencioso en la esquina mirándome con cara de “yo solo trabajo 2 horas por día macho” Bueno, pensé en darme una ducha o un baldazo o lo que hubiera, pero cuando llegue al baño compartido no había agua. Por supuesto porque la bomba de agua que bombea agua al edificio solo funciona cuando hay electricidad…. Ahhhh!
Como todavía había algo de luz solar salí a dar un paseo por la metrópolis, saque unas fotos. Me di una vuelta por el “puerto” donde también esta el mercado de nuez de betel. En la pequeña bahía estaba anclado un catamarán muy lindo pero nadie me supo decir de quien era.
Camine un rato mas tratando de esquivar los autos y asegurándome que los semáforos estén en verde antes de cruzar las avenidas. Después de un rato encontré a un grupo de muchachos jugando al fútbol al lado del hospital. Mientras mirabamos el partido me senté a charlar con algunas personas que pasaban y querían saber de donde era. La pregunta despues de decir que sos argento es si Maradona o Messi eran de mi misma tribu y aldea que yo. De la tribu si, pero no de la aldea. Aunque Maradona una vez estuvo en mi aldea y lo vi jugar al volei con los pies… les gusto la historia!
Callle principal de Kira-Kira que lleva al aeropuerto

Acá vive el generador más haragán de la historia. Silencio total… Arriba la segunda calle principal de la aldea.

Llego la noche y no volvió la luz. Abrí mi lata de atún y paquete de galletas marineras y me dedique a mi cena. Por suerte, hace un tiempo atras me ilumine y me compre un ipod touch la ultima vez que estuve en Australia, quiza la mejor compra que he hecho este año. Me da horas de entretenimiento. Pude escuchar algo de música, me dio luz, pude leer un rato varios libros que tengo guardados en el aparato y después mire una película. Mientras estaba en eso me empezaron a atacar los mosquitos. Estos me ficharon y se dieron cuenta que hace casi dos años que no me agarra malaria por lo que se empecinaron a cambiar la historia. Era una bandada con muchísima hambre casi me dejan seco. Lo único que me olvide en este viaje fue traer repelente, algo que siempre tengo en mi mochila, pero como en el ultimo viaje se termino me olvide de reponer… Si no me agarra malaria para la semana que viene va a ser corto de un milagro. Así pase la noche, con mucho calor, sucio y mordido.
Al día siguiente seguimos con el entrenamiento y también me tome un poco de tiempo para ir a ver el hospital y tratar de hablar con algunos de los enfermeros que trabajan allí. El Hospital sin comentarios, lo dejo ahí. Si me enfermo déjenme en la aldea para que me muera.  

 Por suerte la ultima noche tuve electricidad durante 40 minutos y enseguida me fui a darme un baldazo de agua (ya estaba considerando bañarme en el mar y quedar con la sal, los mosquitos lo hubieran apreciado) Para los mosquitos también tenia una sorpresa. Después de recorrer los 4 negocios chinos que hay en Kira-Kira conseguí un insecticida que se ocupo de mantener mi cuarto mosquito free.

Finalmente llego la hora de partir hacia casa de nuevo. Llegamos al flamante aeropuerto para hacer el check in, que implica que te miren de arriba abajo, aparentemente no se necesita ticket, por lo menos a mi no me pidieron nada. Cuando me hicieron subir a la balanza me di cuenta que íbamos a volver en el Twin-Otter porque como es un avión tan choto tienen que asegurase de no sobrecargarlo asi que tenes que subirte vos y todos los bolsos a la balanza. Luego de una hora de espera aterrizo el Twin-Otter.Tardaron una  media hora para llenarle el tanque de combustible al avion con una bomba de mano. El combustible estaba en un barril herrumbrado (mala señal).
 Este es el aeropuerto Internacional de Kira-Kira. Tiembla Heathrow. La pista de aterrizaje es del estilo futurista-moderno teniendo en cuenta el medio ambiente por lo que no se uso ningún tipo de cemento para su construcción.
 Vista de Kira-Kira desde el aeropuerto

 Llega el Twin-Otter y los técnicos aeronáuticos especialistas en combustibles ponen manos a la obra para la recarga de la aeronave mientras el supervisor da indicaciones y se fuma un cigarro de dudosa procedencia…

Despegamos sin inconvenientes y dejamos atrás a la isla de Makira para el vuelo que una hora mas tarde nos estaría dejando en Honiara y con mis amores de nuevo.
 

1 comment:

Cynthia Sicalo said...

guauuuuu que loco todo no! ses ver para creer la pobreza que hay. El aeropuerto sin palabras, por lo menos no afectan al medio ambiente, ejjejej.