14 September 2011

Paso otro fin de semana y se van acumulando las horas bajo agua. Cuando compre mi equipo de buceo, que por cierto costo una buena cantidad de dinero, calcule que para cubrir los gastos de la compra tendría que hacer por lo menos 25 inmersiones. O sea que alquilar el equipo de buceo completo 25 veces cuesta lo mismo que comprar el equipo, con la única diferencia que una vez comprado y completado las 25 inmersiones el equipo me queda y lo puedo vender mas adelante y recuperar un buen porcentaje de lo que invertí. Es un deporte caro pero vale la pena y mas si uno tiene suerte de vivir en estas latitudes con la cantidad de vida acuática que hay. Se dice que en un solo arrecife del “triangulo de coral” - que abarca desde el sur de las Islas Salomón hasta el limite Oeste de Indonesia- hay 4 veces mas especies de vida marina que en todo el Caribe combinado. O sea, hay pocos rivales en el mundo para esta zona con la posible excepción del Mar Rojo (que me queda pendiente y después confirmo) A su vez la cantidad de barcos, aviones y submarinos hundidos en esta parte del mundo es inigualable. Lamentable por la perdida de vida e historias que cada uno de estas pilas de metal herrumbrado representa pero una gran atracción para los buzos actuales.
Mirando hacia afuera desde la bodega de Hirokawa Maru. Gracias Brad por la foto
Cuando uno esta a 30 0 40 metros de profundidad frente a estas paredes de metal, que ahora están casi totalmente conquistadas por corales albergando una vida acuática incomparable, se siente un profundo respeto por aquellos que perdieron sus vidas en la guerra mas grande de la historia. Si alguna vez tienen la posibilidad de ver la miniserie de HBO llamada “El Pacifico” producida por Tom Hanks, podrán apreciar lo que esos soldados pasaron esta pequeña Isla de Guadalcanal. Guadalcanal, una isla de la que nadie había escuchado hablar, que evocaba una exótica aventura en playas paradisíacas en 1942 pero que se convirtió en una pesadilla sin pasaje de retorno para muchos de los que emprendieron ese viaje.

El sol asomaba en el horizonte mientras preparábamos nuestros tanques y demás equipo con un grupo de amigos. Como muchas de las cosas de la vida, el mejor buceo se hace bien temprano a la mañana, cuando el mar esta calmo. Pese a la hora ya hacia 28 grados, que rápidamente se convirtieron en 32 en la costa. La temperatura del agua clavada en 29 grados (a 40 metros esta en 27) La consigna era recorrer dos barcos Japoneses hundidos en Noviembre de 1942, el Kinugawa Maru y Hirokawa Maru. Estos dos barcos quedan a solo 10 kilómetros de la puerta de mi casa y son accesibles facilmente desde la costa. Desafortunadamente esta vez no nos acompaño el tipo que tiene la maquina de fotos especial así que busque fotos de Internet para ilustrar. Ya somos veteranos de estos naufragios habiéndolos visitado en varias ocasiones, pero siempre encontramos algo nuevo para asómbranos. Hicimos el Kinugawa Maru primero, que es el barco de la foto superior izquierda. Este barco Japonés quedo varado luego de que lo bombardearan los aliados a poca distancia de la costa. Después de 68 años hay todavía una pequeña sección que queda afuera del agua (a diferencia de lo que ven en la foto en 1943). Es uno de los mejores sitios para hacer snorkel en la isla, porque al estar tan playo se lo puede acceder sin necesidad de aire. La popa que esta bastante completa esta a 25 metros de profundidad y alberga una gran cantidad de peces grandes como barracuda y mackarel y ocasionalmente, si hay suerte, algún tiburón. Esta vez había muchísimas rayas, siempre una linda experiencia verlas mientras uno no se acerque mucho ya que no queremos terminar como Steve Irwin. Lamentablemente había una correntada fuerte que complico un poco y mucha de la energía y aire que teníamos los usamos para mantenernos curso, pero estuvo todo bien, fue buena practica.


Foto izquierda: El Hirokawa Maru antes de ser bombardeado
Luego de una hora bajo el agua y un descansito en la costa del Kinugawa Maru nos movimos al Hirokawa Maru que esta a menos de 2 kilómetros hacia el Este. El Hirokawa Maru también fue hundido la noche del 14 de noviembre de 1942, pero no llego tan cerca de la costa como el primero. Durante los primeros años la proa quedo fuera del agua (como se ve en la foto de la derecha tomada en 1943), pero luego de 68 años el mar hizo su trabajo y se lo trago. La popa esta a 58 metros de profundidad y el resto partido entre 70 y 90 metros, demasiado profundo para visitarlo con aire normal (40 metros es el limite con aire normal siguiendo un estricto ascenso controlado que implica paradas de seguridad si no queres una embolia gaseosa) El Hirokawa Maru al estar mas profundo estuvo mas protegido de ser arrasado por gente que lo desarmo para llevarse las placas metálicas a través de los años. Bajo agua y volcado asi su izquierda es aun hoy una cosa imponente. Se puede ingresar a la bodega del barco y explorar el comedor y algunas de los compartimentos en donde dormían los soldados. Todo muy solemne.

Hay una gran cantidad de peces grandes muy curiosos, no tienen problema de acercarse a investigar y aprovechar a comer los pequeños peces y crustáceos que uno va levantando de la arena con las patas de rana. Aquí casi no había corriente y la visibilidad era impecable, fue sin duda el mejor buceo que he hecho en este barco desde que estoy en estas Islas.


El sábado a la noche hubo “movie night” en la escuela de Emy. Así es que nos fuimos para allá a ver la película nueva de los Pitufos. La pasaron en un proyector y la película era mas trucha que comprar zapatillas “Mike” en Encarnación. El sonido terrible, no se entendía nada y la imagen se corría de un lado para el otro y se salía de foco debido a lo poco profesional que fue el tipo que la filmo en el cine. La imagen quedo torcida hacia la derecha un rato, para mi que se fue al baño y la dejo apoyada a la cámara en la campera. A los 10 minutos estaban todos los gurises corriendo descontroladamente por el salón drogados con una sobredosis de gaseosas, caramelos y salchichas. Pero bueno, ellos la pasaron bien, la película siguió sin que nadie la este mirando y por fin fue hora de irnos.

Mientras manejaba a casa escuche por la radio BBC que Argentina estaba ganándole a Inglaterra 9-3 en el primer partido por el mundial de rugby. Desde que vivo por esta zona me he hecho un fiel seguidor de rugby. Aquí es un juego muy popular, como el futbol para nosotros. Argentina nos sorprendió y nos dio una gran alegría en el último mundial. Tanto es así que a partir del año que viene va a pasar a ser parte del Tri-nations, una competencia de rugby exclusiva para países del hemisferio sur. Antes era tri-nations porque juegan Nueva Zelanda, Australia y Sudáfrica, pero a partir del 2012 nos agregamos nosotros a la cuatri-nations? Yo sabia que estaba el partido, pero como buen padre elegí ir con mis hijos a ver la película truchada y me conforme de ver la segunda mitad del partido en casa, asombrado que lo estén pasando por el canal local de TV (solo tengo 3 canales en casa- Australia network, el canal local y la BBC) Y bueno, perdimos al final, pero le dejamos los dientes marcados. Veremos como sigue este mundial.


El domingo después de comernos unos ricos panqueques con dulce de leche casero preparamos las cosas para irnos a la playa. Ahí nos encontramos con amigos y comimos un rico asadito, los chicos se subieron a todos los árboles que encontraron y nos dimos un baño en el mar. Al volver a casa nos dimos cuenta que desde el viernes a la noche que no entraba agua en nuestro tanque así que estábamos con el tanque casi vacío y no estaba cargando para nada. Nos pegamos un baño ahorrando toda el agua que pudimos ya que nunca se sabe cuando se va a restaurar el servicio. El domingo a la noche no cargo nada de agua tampoco así que ahora si íbamos alambrando finito. Por suerte hoy lunes, Gissy se encontró con la gente del agua y les comento el problema (tenemos una llave maestra de agua enfrente de nuestra casa) y ellos nos abrieron la llave para que cargue nuestro tanque. Subiéndome al avión hoy al mediodía Gissy me comento que ya estábamos con medio tanque cargado y parece que iba a seguir. Espero que ahora se regularice un poco el tema este. Siempre hay que estar chequeando el tanque para ver cuanta agua hay. Es todo un drama esto del agua en Honiara. A medida que hay mas casas, mas gente y mas construcciones el tema del agua se agrava. El sistema existente no da abasto y nosotros dentro de todo tenemos suerte porque hay gente con hermosas casas en el “barrio exclusivo” de Ngnosi que periódicamente esta sin agua durante 2 o 3 semanas… la única solución en esos casos es comprar agua del río que es derivada a tu hogar por un camión cisterna.

Así paso el fin de semana.

Ahora estoy sentado en la metrópolis de Kira-Kira, en la Isla de Makira, al sur de las Islas Salomón, escribiendo esto con la poca batería que le queda mi compu porque aquí estamos sin luz eléctrica y sin agua y por lo que queda del dia de hoy aparentemente no promete volver. Lo positivo: del polvo, barro y transpiración que tengo en estos momentos ni los mosquitos se me acercan ... la vida en el Pacifico Sur.

 





1 comment:

Cynthia Sicalo said...

muy bueno todo, tenés que escribir tu libro de experiencias, porque son fantásticas!