16 May 2011

Isla de Savo

Este fin de semana se nos dio la oportunidad de ir hasta la Isla de Savo, una pequeña isla que tiene un volcán activo. La isla esta a unos 25 km de la isla de Guadalcanal (donde vivimos). Según los vulcanólogos la ultima gran erupción fue entre los años 1835 y 1850. Se dice que la erupción del volcán fue tan fuerte que elimino toda la vida de la isla. Aun hoy el volcán permanece activo y una de sus ramas larga lava bajo el mar constantemente.
Nos juntamos un lindo grupo; Marlon (mi amigo de la secundaria) su esposa Sonia e hijo Thomas, nuestros amigos Holandeses Marco e Inge, una prima de nuestro amigo Brasilero (que no vino porque estaba enfermo) y nosotros 4.
Salimos bien temprano a la mañana y nos dispusimos a desarmar la camioneta en el camino que sale de Honiara hacia el Noroeste. A pesar de la hora temprana el sol ya picaba y el día prometía ser espectacular. Luego de tener lluvias torrenciales durante toda la semana había un sol radiante.
Después de cruzar innumerables arroyos y meternos en todos los pozos que el camino tenia para ofrecer llegamos hasta una pequeña aldea desde donde íbamos a tomar la lanchita (conocida en esta zona como banana boat) hasta la Isla. A Savo se lo veía majestuoso y cercano. Después de esperar un buen rato sentados el la playa y sacando fotos de familia, llego el capitán de la lanchita que nos iba a llevar hasta la isla. El mar estaba impecable, muy calmo y por ende el viaje aunque un poquito largo debido a que éramos un grupo de 10 personas y la lanchita tenia un motor de solo 30 HP fue muy suave.


Aprovechamos a sacar algunas fotos de familia en la playa antes de salir. Los chicos ya estaban listos para remarse la vida por la oportunidad de ver los posibles delfines. Savo en la distancia visto desde Guadalcanal.
We took a few family pictures while waiting. The kids were willing to row to Savo given the possibility of dolphin sightings. A view of Savo Island from Guadalcanal.
Unos 45 minutos más tarde estábamos ya navegando paralelos a la playa camino al “resort” cuando un grupo grande de delfines se acercaron a la lanchita y estuvieron nadando justo al lado y las cercanías del navío durante un buen rato. Los chicos estaban enloquecidos (lo mismo que la mayoría de los grandes)
Después de dar 500 vueltas alrededor de los delfines enfilamos para la playa. Allí nos bajamos en el “resort” que consiste en un edificio de madera con techo de hojas de palma y también tiene algunas piezas del mismo material para aquellos que quieren pasar lo noche. No hay electricidad y el agua la obtienen de una vertiente. Sin embargo el lugar esta muy limpio. Tienen varias hamacas paraguayas colgadas entre los árboles, sillas y mesas y un montón de arena. A una corta caminata de distancia hay un buen arrecife de coral fácilmente accesible desde la costa para hacer snorkel.
This weekend we went to the island of Savo which is located directly opposite the north-western area of Guadalcanal. We were a group of 10 people (including 3 children) We left early in the morning and drove through the teeth rattling road that heads west out of Honiara finally arriving in the village of Vila where we took a little banana boat out to the Island.
The trip on the banana boat took around 40 minutes. As we neared the northern shores of the island we encountered a big group of dolphins. It was great circling around in the boat as the dolphins swam alongside jumping and splashing.
The “resort” is rather basic but clean and has a number of hammocks and swings under big tress that provide plenty of shade. The beach is not that great as it’s made up of volcanic sand (black) and has quite a lot of stones. However if you walk about 300 metres up the beach there is a good coral reef to do snorkeling in.
Fuimos recibidos con unos cocos fresquitos para tomar y enseguida vino un guía con el cual arreglamos las actividades que queríamos hacer ese día. Nuestro plan era hacer la caminata hasta un lugar donde la larva del volcán esta bastante superficial (pero no se alcanza a ver) La gente de la aldea usa el vapor que se escapa de los agujeros en la tierra para cocinar. Sobre esta zona también corre un pequeño arroyo cuyas agua hierve al pasar por la larva que esta debajo. Gissy y los chicos se quedaron a disfrutar de la playa y las hamacas mientras el resto nos subimos de nuevo en la lancha para dar la vuelta hasta el otro lado de la isla y desde allí empezar la caminata subiendo la montaña hasta el mencionado sitio.
Luego de otros 30 minutos en la lanchita llegamos hasta la aldea desde donde comenzamos la caminata. Ante todo tuvimos que pagar la tarifa de entrada y luego empezamos la caminata. Las fotos la no hacen justicia a esta zona que realmente es muy hermosa. Hay agua hirviendo por todos lado y vapor sale de miles de orificios en la tierra. Por todos lados hay hojas de banano secas que la gente de la aldea usa para envolver los alimentos que cocina en el vapor. El calor es abrumador. Si tendríamos tiempo podríamos caminar unas 3 horas mas hasta la cima de la montaña donde esta el volcán grande (lo llaman ellos) allí si que hay vapor y el área es mucho mayor. Será para la próxima vez. El olor azufre era bastante fuerte (como huevos podridos). Estuvimos un rato, metimos la mano en el agua como pelotas que somos para cerciorarnos que el agua estaba realmente caliente y lamentamos no tener unos huevos o unos fideos para hervirlos en el agua.
Después de la experiencia del volcán, vapor y aguas hirviendo (especial para que alguien ponga un spa a todo lujo) volvimos caminando por la jungla de vuelta al mar. Nos subimos a la lanchita y dimos la vuelta a la isla en la dirección contraria a la que venimos así completando un circulo completo. En la isla viven 5500 personas y se ven aldeas relativamente grandes entre los palmerales a medida que una pasa con la lancha cerca de la costa. Nos topamos de nuevo con un grupo de delfines que nadaron un rato en frente de la lancha (pero no tan cerca como antes) y luego desaparecieron.
Una vez de vuelta en el resort almorzamos arroz con pescado fresco y batatas fritas y estuvimos nadando en l arrecife de corales mientras otros se dedicaron a echarse flor de siesta en las hamacas.
Later we took the boat and headed to the other side of the island were we then hiked up the mountain through the jungle to an area were the active volcano is fairly superficial. The intense heat is liberated through small homes that send of steady jets of steam. A small stream runs through this area and the water actually boils. People from nearby villages use the water and steam to cook their food!
Bienvenidos a mi cocina gigante (hace un poco de calor!!!) Welcome to my gigantic kitchen (it's a little hot!)
Finalmente era hora de volver. Aunque todavía era relativamente temprano se podía ver la luna casi llena que se levanto despacio detrás de las montañas cubiertas de densas junglas tropicales. El mar estaba aun mas calmo al regreso que a la mañana. Era realmente un espejo. A medida que la lanchita navegaba de vuelta a Guadalcanal teníamos una vista perfecta y peces voladores saltaban y planeaban (es increíble la distancia que logran planear esos peces en el aire) al lado de la embarcación. Los chicos estaban muertos de cansancio después de un día que comenzó muy temprano y estuvo lleno de actividades. Se quedaron dormidos casi inmediatamente.
After circling the island on the boat we returned to the resort. We had lunched and spent the afternoon swimming and snorkelling. A few of our group had a little nap on the hammocks and then we headed back to Honiara. The Ocean was absolutely flat, we could of skied on the eater, it was like a lake. The kids were dead tired after a day full of activities and immediately feel asleep as the boat pulled away from the Island. A nearly full moon crept above the mountains as we sailed back home accompanied by flying fish who glided alongside the boat.
Preparando las cosas para volver a casa. Preparing things to get back home
Los chicos duraron sentados lo que duro la foto y a los 3 minutos estaban dormidos. Three minutes after this picture the kids were asleep on the boat
Cuando llegamos a tierra firme nuevamente hicimos el recorrido de vuelta en auto a Honiara. Se veía que estaba lloviendo sobre Honiara, nubes negras cubrían las montañas que conocemos tan bien ahora y que son parte de nuestras vidas diarias. La lluvia nos paso por arriba pero el día todavía tenia un regalo para darnos y no cualquier regalo. Al menguar la lluvia salio un arco iris impresionante. Nunca vimos un arco iris tan lindo. Se podían definir los 7 colores claramente (las fotos no le hacen justicia para nada) Una punta del arco iris parecía terminar en la calle mientras el otro extremo terminaba en el mar, nunca había visto un arco iris que caiga en el mar. Fue un buen día…
As we drove towards Honiara we could see heavy rain clouds over the mountains and the day gave us one more gift as we neared town… an amazing rainbow coloured the sky. On the one side it ended on the road we were driving on and on the other side it seemed to drop into the ocean. A truly memorable sight who’s true splendour and beauty is unfortunately not fully captured by the digital image shown here. It was a good day…

3 comments:

Cynthia Sicalo said...

que lindo domindo de actividades, muy interesante como hervía el arroyito, podés hacer un complejo termal! jaj. Me alegro que el día acompanio y terminó con 2 hermosos arcoiris.

Marlise said...

Bellisimas las fotos y los lugares. Esto es lo que no fuimos a ver porque hubo tormentas en el mar cuando estuvimos? No sabia que era TAN interesante. Y lo del arcoiris, sin palabras.

Todo esto es para compensar el nefasto domingo del dia de la madre!

Sonia said...

Great post, great trip! Love the picture of Mathi looking absolutely ecstatic to be drinking coconut juice - almost as though it is a rare treat!