21 November 2011

Movidita estuvo la semana pasada. Luego de la renuncia del primer ministro el viernes 11 de noviembre, los honorables políticos se juntaron a ver como mejor se podría estafar a la gente y eligieron, como nuevo ladrón de turno, al nuevo primer ministro, nada más ni nada menos que el que hasta entonces fue el ministro de finazas del gobierno anterior.
A pesar de que el conjunto de estas casi 1,000 islas del Pacifico se hacen llamar las Islas Salomón la realidad es que la gente como en muchas otras partes del mundo se consideran primero de la tribu a la cual pertenecen, luego de la isla de la que provienen y por ultimo del país en el que nacieron. El país fue una creación después de todo de los colonizadores, en este caso del Reino Unido. Durante cientos de años las tribus de las islas de Guadalcanal y Malaita se enfrentaron en batallas sangrientas. Los vencedores se comían, literalmente, a los derrotados, luego le reducían la cabeza y las dejaban secar al sol tropical. El canibalismo era practicado comúnmente hasta hace unos 60 años atrás. Estas rivalidades siguen muy a flor de piel. La ultima guerra civil entre estas dos tribus, y otras tantas en el país termino hace tan solo 8 años.
El primer ministro elegido es de la isla de Guadalcanal y la gente de Malaita no estaba para nada feliz al escuchar la decisión de poner a este tipo como líder del país. Así es que el miércoles, casi inmediatamente luego del anuncio de que se había decidido por el nuevo ministro un grupo de unos 300 jóvenes inicio una marcha “pacifica” por el centro de la ciudad hacia el parlamento para protesta y evitar la envestidura. La policía hasta entonces tenia contenida la marcha. Gissy me llamo cerca del mediodía para avisarme de que se estaba armando lío y que iba una amiga nuestra a buscar a sus hijos a la escuela. La idea era mandarla a casa a Emily con nuestra amiga. Me cruce a la escuela (que queda casi en frente de mi oficina) Quedaban unos pocos chicos en la escuela, la mayoría ya se había ido al escuchar que se estaba armando posibles disturbios. Cuando llego nuestra amiga a la escuela nos contó que logro pasar por la demostración sin problemas y que la marcha hasta entonces estaba pacifica. Estuvimos debatiendo unos minutos cual seria el mejor modo de acción ya que volver a pasar por la demostración tenia sus riesgos. Escuchábamos reportes por teléfono de que la violencia estaba escalando pero finalmente decidimos que se mande a ver que pasaba, si la cosa se ponía muy densa podía dar la vuelta y volver. Para este entonces había militares en la calle junto con la policía para reforzar la seguridad.
Aquí hago un alto para explicar que todo Honiara se une gracias a una avenida de unos 20 kilómetros de largo que empieza en el aeropuerto y termina pasando el acceso que sube la montaña hacia nuestra casa. No hay camino alternativo desde mi oficina y la escuela que esta a unos 10 kilómetros de casa aparte de esta avenida así que lo único que queda es usar la avenida y el único puente que cruza uno de los ríos que divide la ciudad. Todo el quilombo que se armo y las marchas de protesta se llevaron a cabo sobre esta avenida.
Estuve en contacto telefónico con la mujer que llevo a los chicos a casa. Por suerte no tuvo inconvenientes. En el centro se encontró con la multitud que bloqueaba el camino pero con una gran sonrisa la dejaron pasar y pudo llegar a casa sin inconvenientes.
La gente prosiguió con su marcha hacia el parlamento. Cuando llegaron al parlamento no encontraron a nadie por lo que siguieron entonces hacia la casa del gobernador general (ese es el representante de la Reina de Inglaterra en el país ya que la Isla es parte del commonwealth) Le exigieron al gobernador general que anule el voto del parlamento, pero el explico que no tiene el poder para hacer eso. El calor, que para media tarde estaba en los 40 grados, frustración y cansancio de la gente que había marchado más de 10 kilómetros por la ciudad sin comer empezó a poner nervioso a varios. Empezaron las peleas, volaron piedras, se armo la catombe… De ahí se armo la batalla campal que duri aproximadamente 2 horas. Ocho camionetas quemadas, 19 policías heridos, 40 arrestos, balas de goma, gas, palos. La gente empezó a marchar hacia el barrio Chino para quemar el hotel donde estaba alojado el grupo que apoyaba al nuevo primer ministro. Hubo varios negocios saqueados, algunos incendios más. Desde la oficina se veía pasar a los camiones llenos de soldados y policía equipada con su equipo anti-disturbios. Pasaban los helicópteros que monitoreaban la situación desde el cielo. Un quilombo monumental. Los soldados frenaron a la gente antes de que entren el barrio chino y cerraron todos los accesos, luego se pusieron a dispersar a la gente con gas y balas de goma.
Nosotros salimos de la oficina 15 minutos después de que termino el lío, cuando el consejo de seguridad nos dio vía libre. La avenida estaba llena de piedras y los soldados y policías tensos en sus puestos protegiendo los negocios, accesos y puente. Pasamos sin problemas y en media hora estaba en casa.

La noche paso en una paz tensa con toque de queda. El jueves hubo movimientos restringidos, no hubo mercado y la gente todavía seguía un poco tensa, pero ya el viernes los chicos volvieron a la escuela y la cosa este fin de semana la cosa estuvo tranquila.
Este miércoles se junta el nuevo gobierno para las sesiones parlamentarias… podría haber lío, veremos…


1 comment:

Cynthia Sicalo said...

que quilombo y que miedo!! menos mal que se calmo. Espero que esta semana ya se dejen de joder, por favor!