2 November 2011

Lamento pero este fin de semana no saque ninguna foto para ilustrar el post.
El sábado fuimos a la Iglesia y a la tarde salimos a caminar con los chicos. Nos agarro la lluvia en el camino y estuvo genial porque disfrutamos de las gotas frescas y la caminata bajo la lluvia tropical, especialmente los chicos. Llegamos a casa empapados pero felices y la jefa no nos pudo retar porque no quedaba otra que mojarse.
A la Emy le enseñe a hacer cinammon rolls y ella hizo todo solita bajo mi supervisión. Busco y mezclo los ingredientes, amaso (yo en eso si le ayude un poquito) y después estiro la masa y unto el azúcar negra para después hacer el enrollado, cortar y al horno. Salieron buenísimas. Calculo que en un par de años me voy a poder levantar los domingos a la mañana con el olor a cinammon rolls recién horneados… ojala! El Mathy ya sabe hacer cafe de maquina asi que esta casi completo el tema desayuno.
El domingo pasamos un rato en la playa. El día no estaba bueno, muy ventoso y el mar picado con olas grandes (para esta zona). Pero disfrutamos de las olas jugando con los chicos con la tablita y yo cocine unos chorizos a la parrilla para almorzar unos choripanes.
El lunes de noche un grupo de 6 volvimos a repetir la experiencia de buceo nocturno. Esta vez el clima no nos acompaño. Cuando llegamos a la playa soplaba el viento y ya estaba totalmente oscuro. Armamos los equipos y nos sumergimos, la visibilidad recién mejoro después de los 8 metros. Más cerca de la superficie estaba muy picado y el mar levantaba mucha arena. Pero una vez pasado los 8-10 metros la visibilidad mejoro muchísimo. Casi enseguida apareció otra tortuga, una bastante más grande que la de la semana pasada. Esta vez no se dejo tocar pero nos paso muy cerca y después de circular unas cuantas veces se fue. A los 30 metros aparecieron los peces fosforescentes, luego los peces escorpión, y algunos pez ángeles enormes. En un momento me quede medio solo y cuando miro hacia arriba vi un pez de tamaño considerable partido al medio. Algo lo mordió y quedo la mitad del pez solamente. Chan-chan-chan-chan tururuuu…tururu (música de la película tiburón)
Esperando el tiempo de descompresión, cerca de la superficie encontré una langosta enorme metida en una roca y la jibia (también conocida como sepia) más grande que he visto en mi vida. Relampagueaba de lo lindo. Los relámpagos parecían flashes de una cámara gigante. Inclusive a 20 metros de profundidad iluminaban la noche.
Cuando salimos a la superficie llovía intensamente así que salimos rapidito y desarmamos todo los equipos para rápidamente cargarlos en las camionetas y volver a casa. Es genial tener todo el equipo de buceo propio, pero un embole cuando llegas a casa y tenes que pasarte media hora enjuagando todo. Estuvo lindo, me parece que se esta haciendo medio tradición esto del buceo de lunes de noche.
video
 
 
 
Esteeeee... ummm, Señor, la otra mitad de su cena esta ahi abajo...

No comments: