25 May 2009

Visita a Boana

El viernes tuvimos la oportunidad de ir con toda la familia a Boana, una aldea que queda a unas 3 horas de viaje de Lae, por uno de los peores caminos de la región. El viaje en si es toda una aventura que deja los riñones pidiendo clemencia y un dolor de espalda y traste al día siguiente como pocos.ADRA en Boana tiene proyectos desde hace varios años. Empezamos con un aserradero con el cual la gente de la aldea y aldeas aledañas producían madera de alta calidad para construcción de casas. A diferencia de las otras aldeas que tiene casas de bambú y techos de hojas de palera estas casas son todas de madera. Después seguimos con un proyecto de agua y saneamiento que permitió acceso a agua potable en la aldea, lo que a la vez le ahorro a las mujeres y niños unas 3 a 4 horas de trabajo diario ya que no necesitan ir a buscar agua al río. Al tener mas tiempo las mujeres pasan esas horas en las huertas así que hay mas producción de alimentos y mas dinero. Hubo también una reducción marcada de enfermedades transmitidas por agua (diarrea, fiebre tifoidea etc) por ende una población mas sana que podía trabajar mas y progresar. Nuestro ultimo proyecto fue uno de micro-finanzas en donde los ayudamos a organizarse como cooperativa para que puedan vender el café que producen directamente al comprador internacional y cortando los intermediarios que pagaban muy poco por el café al productor y lo vendían a precios astronómicos al mercado internacional. Este es e ultimo proyecto que ADRA hizo con esta comunidad y ahora estamos confiados de que han logrado un nivel de sustentación propio. Es hora de dejarlos que sigan progresando con lo que han aprendido y enfocar nuestros esfuerzos en otras comunidades.
En fin, después de todo esta introducción ahora les puedo decir que la razón de la visita era e cierre del proyecto en esa localidad.
Con Gissy después de muchos años de trabajar en ayuda humanitaria y desarrollo internacional sentimos la obligación de que nuestros hijos entiendan el motivo por el cual estamos viviendo lejos de nuestra familia, y no hay mejor experiencia para ellos, aunque aun están chiquitos, que la de ver con sus propios ojos como se vive en una aldea y lo afortunado que son de vivir en donde vivimos pese a los desafíos que tenemos al vivir en este país.Así que salimos a la mañana a desafiar los caminos y después de 3 horas llegar a la aldea. Los caminos son de terror como mencione anteriormente. Esta vez estaban un poco mejor que la ultima vez que visite, pero igual hay zonas bastante difíciles. En un espacio de 8 kilómetros subimos 1,100 metros (para que se den una idea del gradiente) La selva cubre la mayor parte de las montañas pero hay zonas donde las montañas están cubiertas solo por pastos altos. Entre medio se ven valles angostos con arroyos torrentosos que se dirigen hacia el mar.




Al llegar a la aldea estacionamos la 4x4 y esperamos en la sombra hasta que nos llamaran. Aquí la tradición es que la aldea construye una “muralla” en la entrada principal de la aldea con hojas de banano y ramas para que las visitas no puedan ver que pasa del otro lado. Un grupo de bailarinas con vestimenta típica (polleras de pasto, collares de caracoles, hojas de palmas en brazos y piernas, caras pintadas etc. Etc.) empiezan a cantar y despacio van abriendo la muralla. Los cantos van a acompañados con instrumentos musicales que en esta ocasión eran unas cañas de bambú cortadas de diferentes tamaños y atadas juntas. Estas eran golpeadas para crear los diferentes tonos. Si no entendieron miren la foto. Sonaba muy lindo, voy a tratar de grabar los sonidos de la filmadora para poner aquí en el blog. En fin, siguiendo con la explicación. Las visitas (nosotros) sigue al grupo que va danzando lentamente hasta el centro de la aldea. A medida que uno va entrando a la aldea vienen otras mujeres con collares de flores, y los niños tiran pétalos de flores a las visitas y en el camino. Acá la ven a la Emy con flores en la cabeza y a los dos chicos siguiendo al grupo que va bailando al fondo.
Al llegar al centro de la aldea habían hecho una carpa para la ceremonia. La ceremonia consistió en dos horas y media de discursos (el mió fue de 5 minutos) y otra media hora de entrega de diplomas para los que habían completado el curso de micro-finanzas.Los chicos fueron el gran entretenimiento de la aldea y creo que había mas gente alrededor del Mathy y la Emy que en la ceremonia oficial. A la Emy la llevaron a la selva aledaña a juntar flores, el Mathy se comió un montón de mandarinas que le iban pasando y después se entretuvo con un hermoso lorito y los perros de la aldea.
Al finalizar la reunión nos invitaron a comer en un choza. Había arroz, pollo, un revuelto de verduras, batatas y mandioca, estuvo muy bueno, pero comimos rápido con un ojo en el cielo porque se venia negra las nubes y volver con lluvia por esos caminos es lejos de lo ideal. Aunque nos apuramos no logramos safar de la lluvia y se vino con todas las ganas. Gracias a la Landcruiser logramos salir sin demasiado dramas y para la tardecita estábamos nuevamente en casa (sin electricidad hasta las 10 de la noche), contentos con la aventura.

5 comments:

Titi said...

Que buena entrada, chicos. Veo que el viaje fue todo una aventura, y que hagan a Emy y Mathy partícipes es más que importante.
¡Adelante!

Rich & Bec said...

Great photos! Boana's beautiful and looks like the kids had a great time with lots of people, birds and massive pipes - the whole show!!

Daniel y Marlise said...

Que buena esta!! Me encanto ver al Matthi y la Emi en todo eso. Estan tan lindos... Espero que nos podamos ver antes de fin de anio!!!
Lo de las flores y el baile y todo esta espectacular, me hubiese encantado verlo.

Chris, Mar and Kate said...

Wow muy buena la salida che!! Aventura y media! Mathy en el baile me mata de ternura, super involucrado!! Emmy toda una señorita.
Blessings!!

Raul, Gissy, Emily y Mathias Schneider said...

Gracias a todos por las visitas al blog. Fue un buen dia, todos disfrutamos.